El sobrepeso y los niños ¿Cómo vemos nuestro cuerpo ahora

Me recuerdo sentada a la mesa del comedor lista para la cena que podía ser enchiladas, pan dulce, enfrijoladas , tamales, huevos con machaca, tostadas, quesadillas y miles de platillos deliciosos, todos acompañados de un café con leche y azúcar. Se, que esta misma escena se estaba repitiendo en muchos de los hogares de nuestro querido México.

Durante muchos años esa fue la dieta del mexicano, niños y adultos comíamos la comida tradicional mexicana, en el desayuno, la comida y la cena, sin miedo a subir de peso. El tema del sobrepeso definitivamente no era un tema de sobremesa, ni siquiera era un tema a tratar, las estadísticas no nos hablaban de un problema de obesidad que hoy llega a epidemia mundial.

¿Qué fue lo que pasó? ¿Cómo pasaron muchísimas generaciones alimentándose de esa manera sin tener problemas? ¿Qué produjo el sobrepeso en nuestros niños? ¿Por qué ahora está prohibido por los nutriólogos cenar como cenábamos?

Todos los artículos que nos hablan al respecto intentan darnos soluciones al problema, dietas, métodos, ejercicios. Nos dicen que los carbohidratos son veneno, que si ahora la grasa no hay que comerla, que sólo una tortilla al día, etcétera. Pero no he encontrado ninguno, que nos explique con claridad el ¿Por qué? de este problema y como solucionarlo.

Nos dicen que los factores genéticos podrían ser la causa, pero esta explicación no basta para resolver el conflicto. También nos hablan de que ahora los niños ingieren más calorías, pero hacen menos ejercicio. La típica explicación del equilibrio genético: ‘hay que comer menos y correr más’.

La verdad es que lo que sí ha cambiado de manera muy clara es la forma como vemos al cuerpo hoy, las tendencias nos exigen desde todos los ámbitos (y lo podemos observar claramente en la publicidad) que tengamos un cuerpo delgado, pero muy delgado. Esto, era imposible que no llegara a nuestros niños y niñas. Hoy sabemos que los factores sociales, sí influyen en nuestro comportamiento de manera clara y definitoria.

Antes hacíamos deportes porque era divertido, lo disfrutábamos y el sentido que le dábamos era mover el cuerpo, hacer equipos y convivir. Hoy a nuestros hijos les exigimos hacer deporte para que bajen de peso, y muchos de ellos ni siquiera lo necesitan, están bien, tienen buen peso, pero la exigencia social de ser delgados que ha llegado a los padres y madres de familia, pone parámetros muchas veces inalcanzables.

Cristina Jáuregui
Psicoterapeuta-Humanista
Licenciada en Historia por el Instituto Helénico
Posgrado como Orientadora en Desarrollo Humano por el Centro Cultural ITACA
Especialidad en herramientas para la comprensión y facilitación de la sexualidad humana.
Especialista en herramientas y desarrollo de habilidades para la orientación, intervención psicoterapia.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

css.php