Motivarse día a día

Muchas personas llegan a sus trabajos deseando que las horas pasen lo más rápido posible, pero lo que en realidad sucede es que el tiempo parece alargarse y la jornada laboral se vuelve tediosa y aburrida.

El secreto esta en la motivación, tenemos que poder motivarnos de manera continua día con día y así transformar las dinámica de tedio, desmotivación y desinterés con la que enfrentamos nuestro trabajo. Lo que tenemos que buscar es divertirnos, aprender, tener interés en lo que estamos haciendo, buscar nuevas oportunidades.

Hay diferentes maneras de poder lograr esto, si tu trabajo es muy repetitivo, busca maneras de hacer las cosas diferentes, pon música, trabaja en el parque, utiliza diferentes materiales. Planea tu trabajo en pequeñas metas y así tendrás triunfos continuos y contables que te llenaran de gusto y motivación, las metas muy ambiciosas y a largo plazo pueden llegar a ser frustrantes.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, al final del día es muy motivante saber que cumpliste con lo planeado, solemos dejar las cosas que más nos cuestan trabajo para el final y muchas veces son motivo de enojo y desmotivación, cumplir con las tareas más pesadas nos hace sentir al final, fuertes, valiosos y capaces.

Procura integrar en tus pensamientos diarios el agradecimiento, en lugar de enojarte por tener mucho trabajo, agradece que tienes trabajo y valora que lo tienes porque eres capaz de mantenerlo. Ser agradecidos es mágico, cambia inmediatamente nuestra forma de ver el mundo, nuestro trabajo y la vida. Inténtalo.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

css.php