¿Cómo encontrar la felicidad en medio de la tormenta?

Sí se puede lograr,  pero se necesita mucho esfuerzo interior y para eso debemos utilizar nuestras herramientas de trabajo, nuestros ojos, nuestros oídos, nuestra mente, nuestra piel.

No siempre las cosas salen bien, hay días en que la vida nos pone a prueba y parece que todo pierde su color, la vida de pronto se transforma en un lugar blanco y negro, no es exagerado decir que nos duele todo el cuerpo ya que el dolor emocional se siente de la punta del pelo a la punta del pie.

Parecería que son momentos de prueba, donde nos llueve sobre mojado y no vemos la salida, yo creo que sí son exactamente eso, “momentos de prueba”, instantes donde pasar el examen implica un salto cuántico, un crecimiento interior enorme, pero igual de enorme es el reto.

Siempre he creído y con los años lo he confirmado, que venimos a este mundo, a este hermoso planeta azul, a crecer, pero a nivel emocional, a crecer en conciencia, a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, todo lo demás que hacemos para pasar el tiempo mientras logramos esta enorme tarea, es solo eso, formas de pasar el tiempo que nos queda aquí, nos convertimos en abogados, contadores, astronautas, maestras, científicas, madres, padres, amantes, amigos, esposos, compañeros y todo un sinfín de posibilidades… pero el objetivo real, la respuesta a la pregunta…

¿A qué vengo a esta tierra? es a CRECER y justo en medio de la adversidad es donde se encuentran esos momentos mágicos en los que yo puedo transformarme, en los que una decisión puede hacer toda la diferencia.

Lo que pienso transforma mi sentir y claro mi actuar, si pienso que esta tormenta es un momento precioso para convertirme en mi mejor posibilidad entonces lo puedo ver de otra manera, esto no quiere decir que no me va a doler, no quiere decir que debo de ignorar lo que pasó o no vivir el duelo, solo quiere decir que en mi está la decisión de cómo lo voy a enfrentar.

¿Me voy a enojar? ¿Voy a dar gritos y golpes? ¿Buscará venganza?…

o mejor me pregunto ¿Qué es lo que tengo que aprender? ¿De qué manera lo puedo enfrentar? ¿Como puedo mejorar? ¿Que puedo hacer con todo esto? ¿Hacia donde debo caminar? y entonces las posibilidades se abren, los caminos se iluminan, las opciones se multiplican.

Nada es para siempre, todo, todo cambia, todo acaba, todo pasa, pero siempre puedes contar con que te tienes a ti, tú debes de ser tu mejor amig@, quien te acompañe en las tormentas y quien te saque de ellas.

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

css.php